domingo, 18 de enero de 2009

Panteísmo

Por Carlos Armando De Castro P.

No hay una religión revelada verdadera, la realidad es que para comprender el Universo que nos rodea, la humanidad debe empezar a ver otros puntos de vista aparte del de las religiones, que, como lo demuestra la historia -la verdadera, no la que enseñan en las aulas de clase- únicamente han traído guerras en el nombre de sus respectivos dioses -el cual creen que es el verdadero Dios- han interferido con el progreso científico y humanístico, y sólo buscan la mayoría de ellas el condicionamiento de la mente humana por medio de la amenaza de un castigo post-mortem para evitar el libre pensamiento del hombre, teniendo a la humanidad condicionada a la voluntad de unos pocos seres humanos que lo único que hacen es abusar de los fieles y los creyentes de esas religiones para obtener beneficios personales y/o institucionales. El ser humano sólo puede comprender el Universo en el que vivimos y su propio ser por medio del pensamiento racional y la investigación científica, no debe quedar satisfecho con lo que se le dice y creer ciegamente en algo de lo que no sabe si es realmente como se lo están diciendo, porque si se nos es pedido que creamos en algo que dicen unas cuantas personas sin ninguna prueba tangible es porque algo se traen entre manos, ¿debe uno creerle a todo el que venga diciendo que ha sido enviado por el mismísimo Dios?¿Cómo hacer para saber si es verdad o mentira, si la única garantía que se tiene es la palabra de quién lo dice y de algunas personas cercanas a él?. El ser humano debe indagar y perseverar hasta hallar una respuesta que satisfaga su apetito de conocimiento y no contentarse con cualquier cosa que se le diga.
El panteísmo es la forma de ver al mundo que me parece más lógica y posible; Dios (el verdadero, no el de ninguna religión) no es más que todo lo que constituye el Universo (o los Universos que -¿por qué no?- puede haber), todo lo que existe es en realidad Dios, y Dios es todo lo que existe, por lo que todos y cada uno de nosotros y todo lo que nos rodea somos parte del mismo Dios, de lo cual se deriva un respeto hacia la naturaleza, los animales y la desaparición de todas las diferencias que existen entre los seres humanos y que tanto mal traen a este planeta. Sobre la existencia de un Ser Personal, Creador y Arquitecto del Universo, que existe más allá del mismo, no hay necesidad de tal. Dicen que la prueba de que existe un Dios Perfecto y Omnisciente Creador del Universo es la complejidad y la grandeza del Universo, por lo cual debería haber sido hecho por un Ser Perfecto y Todopoderoso. Sin embargo, he aquí una objeción: ¿es necesario que el Universo haya sido creado o que la materia-energía que lo constituye haya tenido un principio? Se dice que el Universo tuvo un Creador, que ha creado todo de la nada. A la pregunta ¿de dónde salió ese Creador? , la respuesta es: no tiene origen y ha existido siempre, y sin embargo existe y existirá siempre; siguiendo por el mismo razonamiento anterior de que hay un ser que no tuvo principio y sin embargo existe y existirá siempre, puede afirmarse sin ningún problema que el Universo, mejor dicho, la materia y la energía (y quizás otras cosas que no sepamos que hay) que lo constituyen, no tuvo ningún principio, que ha existido siempre y existirá siempre, lo cual no contradice las teorías científicas actuales y hasta va de la mano con ellas, ya que el inicio del Universo que conocemos, el Big Bang, se dio por la materia-energía que ya existía, la cual se encontraba concentrada por acción de su propia gravedad, y según la teoría del Big Crunch, toda la materia del Universo volverá por la gravedad a concentrarse algún día en un único punto, para volver a haber otra explosión y continuar con el eterno ciclo, por lo que la materia-energía del Universo no tuvo un comienzo, ni tendrá fin (por cierto, léase algo sobre la conservación de la energía), el Universo (Dios) existe desde y para siempre, este no fue el primer Big Bang, y ciertamente no será el último, todo lo que existe ha existido y existirá siempre. Lo que es, no puede dejar de ser. Y de la nada no sale nada. No debe interpretarse que debe adorarse a la materia o a la naturaleza por ser parte de Dios. No, no hay que caer en el paganismo o la idolatría, que únicamente constituirían un atraso en el desarrollo intelectual del ser humano, no hay que inclinarse ante el sol o ante la luna, simplemente admirar e intentar comprender la belleza y la grandeza inimaginable del Universo, reflejo de la grandeza de Dios de la que nos hablan las religiones (algo de verdad tenían que tener), inmensidad que todavía está más allá del alcance de la mente del común de los mortales, pero que quizás algún día, cuando la humanidad haya evolucionado lo suficiente -si no se destruye ella misma antes de lograrlo-, lo estará.

1 comentario:

Mary dijo...

Lo que no entiendo es que si quieren dejar atrás el fanatisimo y todo lo que tenga que ver con las retrógadas religiones, ¿por qué no dejan de hablar de un Dios? ¿Por qué directamente no adorar a nada ni nadie, solo "contemplar" el Universo?

¿O será que no entiendo bien?
Es una buena alternativa de todas formas. Mejor que las otras religiones al menos!